GINECOMASTIA

Es el término que define la existencia de tejido mamario anormal en el varón.  Aunque ciertas drogas, medicamentos y problemas médicos pueden estar relacionados con un desarrollo anormal de la mama masculina, en la mayoría de los casos no hay causa desencadenante conocida. Si este es un problema que afecte al varón, existe la cirugía para resecar el exceso de grasa y tejido glandular de las mamas, recuperando el varón un tórax dentro de los cánones de normalidad.

En una cirugía reparadora realizada por un cirujano plástico cualificado, las complicaciones son infrecuentes y generalmente menores.
Durante la primera consulta se le realizará una historia médica completa, examinando sus mamas y buscando las posibles causas de ginecomastia, tales como función hepática alterada, uso de medicación que contenga estrógenos, o uso de esteroides anabolizantes. Puede ser recomendarle una mamografía previa a la cirugía para descartar enfermedad y elegir la técnica quirúrgica más adecuada.
Le daremos instrucciones para el antes y después de la cirugía.

La cirugía y la anestesia.
Esta cirugía se realiza bajo anestesia general y con un día de ingreso en el hospital normalmente. La cirugía suele durar sobre 1.5 – 2 horas dependiendo del caso.
Se utiliza la liposucción para la extirpación del exceso glandular +/- graso,  asociado o no a resección de tejido glandular retroareolar en caso de ser necesario. Posteriormente será necesaria la compresión de la zona intervenida mediante una prenda de presoterapia para que la piel se adapte.

 

GINECOMASTIA

 

Postoperatorio.
Es muy bueno, notará algunas molestias unos días que pueden ser controladas con medicación para el dolor.
Estará inflamado durante algún tiempo. Para ayudar a reducir la inflamación y a que la piel se adapte al nuevo contorno, llevará una prenda compresiva durante unos meses. Aunque la mayor parte de la inflamación desaparecerá en unas pocas semanas, puede tardar tres meses o más, hasta que el resultado final de la cirugía sea aparente.
Podrá volver a su actividad habitual en uno o dos días tras la cirugía.
Lo único recomendable es limitar su actividad física al principio, evitando ejercicios pesados durante tres semanas.

Los resultados del procedimiento son significativos y permanentes y se ven casi inmediatamente tras la cirugía.